Un copazo de Branding

El blog de marcas y marketing de Pablo Olmeda

La maldición navideña del freelance

Escrito por Pablo Olmeda el . Publicado en Otros

La maldición navideña del freelance

Ser freelance mola, ¿verdad? Al menos, eso dicen. Te levantas a la hora que te viene en gana, trasnochas a placer, puedes currar desde la playa disfrutando de un mai tai bien fresquito y, además, tienes la libertad de enviar a un cliente a paseo si te toca demasiado las narices. Por si eso fuera poco, tampoco cotizas a la seguridad social ni te retienen IRPF porque trabajas todo en negro para llevártelo calentito al bolsillo. La vie en rose!

¡Pues no! Siento ser yo quién venga a desmontarte mitos tan evocadores, pero ya es hora de que alguien te cuente la verdad.

Un freelancer es un superviviente. Eres tu propio agente comercial, ejecutivo de cuentas, creativo y contable. Normalmente, los clientes sólo te requieren para proyectos puntuales, así que necesitas estar constantemente buscando nuevo negocio. Además, debes cuidarles, mimarles y hacer gala de una gran mano izquierda a la hora de solucionar desaveniencias. A pesar de ello, debes acostumbrarte a que tus esfuerzos rara vez serán reconocidos. Habitualmente querrán el trabajo hecho para ayer. Así que tendrás que trasnochar para terminarlo, madrugar para presentárselo y esperar pacientemente la tormenta de modificaciones que te exigirán. ¿Alguien dijo que un freelancer tiene libertad de horarios?

Todo ello, sin olvidar que te ocupas de elaborar y emitir tus propias facturas, y de perseguir a los clientes para que te las abonen. Ésta, sin duda, ¡es la tarea más ingrata!

Un freelancer es un superviviente. Eres tu propio agente comercial, ejecutivo de cuentas, creativo y contable.

Por supuesto, como cualquier profesional serio, debes ocuparte de estar registrado en el censo de actividades económicas y dado de alta como autónomo en la Seguridad Social. Es decir, que a la hora de llevar tu contabilidad debes ser consciente de que te retendrán el 21% del importe de cada factura en concepto de IRPF, de que tienes que cobrar un 21% de IVA (que luego declararás e ingresarás cada 3 meses a la Agencia Tributaria), además de cotizar un mínimo de unos 260 euros mensuales a la Seguridad Social. ¡Una ruina, vamos!

Pero sin duda, lo peor de todo es la soledad. Echas de menos el trabajo en equipo. Añoras las cañas afterwork. Anhelas el apoyo y los consejos de alguien con más experiencia cuando te sobreviene algún problema o reto importante. ¿Dónde están los compañeros de los que puedes aprender para seguir creciendo como profesional? No están. Tú, y solo tú, debes sacarte las castañas del fuego. ¡Buena suerte!

Y en Navidad, este sentimiento de soledad se puede llegar a hacer insoportable. Te quedas sin cena ni comida de empresa, sin cesta, sin participación en los décimos de El Gordo, sin paga extraordinaria, sin los típicos “felices fiestas” al salir de la oficina en Nochebuena. Mientras, el resto de tus amigos y contactos se encargan de compartir en las redes sociales la foto del jamón que les ha regalado la empresa, las risas que se echaron con el jefe en la fiesta navideña o la recogida de alimentos que han llevado a cabo en la oficina. Y tú sientes envidia, envidia sana, pero envidia al fin y al cabo. Porque hubo un tiempo en el que disfrutaste de todo aquello sin ser consciente de lo mucho que lo echarías de menos.

Así que si estás planeando trabajar por tu cuenta, piensa si tienes lo necesario. ¿Eres un excelente profesional en tu campo? ¿Tienes un carácter independiente, pero gozas de un innato don de gentes? ¿Eres extremadamente responsable? ¿Puedes vivir con incertidumbre constante? ¿Sabes organizarte? ¿Tienes una marca personal potente? ¿No te asustan los números y la burocracia? ¿Eres capaz de lidiar con la soledad? Entonces, ¡adelante, bienvenido al club!

Etiquetas: , ,

Trackback desde tu sitio web.

Pablo Olmeda

¡Hola! Soy Pablo, el editor de este blog sobre marcas y marketing. Trabajo como consultor especializado en comunicación y marketing en entornos digitales y medios sociales. Si tienes algún comentario, estaré encantado de responderte. Y si te ha gustado el artículo, ¡compártelo en tus redes sociales!

Dejar un comentario

  • Sígueme

Horario flexible

Me adapto a tu horario y a tus necesidades más allá de los días y horas de oficina habituales.

Oficina propia

No necesitas facilitarme un espacio de trabajo (PC, mesa, Internet, agua, luz, teléfono, etc.).

Rápido/sencillo

Un contrato y un fee. Nada más. Sin altas o bajas en la Seguridad Social, sin nóminas...

Soy socio de AERCO-PSM

Contáctame

  • Londres / Madrid
  • UK +447414087419
  • ES +34615465280